Apostar por el cambio…

Los contenidos facilitados durante esta sesión son fascinantes desde cualquier punto de vista, dado que abordan innumerables argumentos en torno a un mismo tema, es decir, el del cambio en una organización. La palabra cambio evoca inmediatamente la palabra proceso, por lo que no es posible hablar del primero sin adentrarse en lo segundo y esto por una sencilla razón: el mundo del aprendizaje al interno de una organización, siempre será una constante invitación al cambio.

Son muchas ciertamente las herramientas con que se cuenta para alcanzar un óptimo crecimiento, un adecuado aprendizaje, pero estas no funcionan automáticamente, sino que exigen una estructura o visión que las encause, que las organice, que les permita en otras palabras dar lo mejor de cada una.

La propuesta de Peter Senge es a todas luces una plataforma en la cual y desde la cual lo dicho podría cumplirse, dado que a través de las 5 disciplinas de las que él habla, una organización tendería notablemente al crecimiento, es decir, a reconocer toda la riqueza que posee en términos de conocimiento y a encausarlo para seguir aprendiendo a nivel organizacional. Interesante como la propuesta de Senge es en sí misma procesual y ascendente, como si se tratara de un bebé que día a día va creciendo y adquiriendo nuevas destrezas; todo inicia con el dominio personal y culmina en un pensamiento de tipo sistémico, dinámica que denota un crecimiento paulatino y no exento de dificultades y necesidad de adaptaciones.

El que sea procesual es ya garantía de aprendizaje en un cierto sentido, pero no significa que de hecho se logre el objetivo deseado al utilizar esta dinámica de las 5 disciplinas, por lo que una revisión constante de cada momento dentro del proceso será fundamental para que la organización alcance un aprendizaje significativo, y pase de ser una del montón –como se dice- a una realmente inteligente, a una que aprende. Ciertamente el cambio al que se apunta con la dinámica de Senge exige romper con paradigmas con los que no es sencillo romper, sobre todo porque las personas –protagonistas del cambio- no se dan a la tarea de romper con su status quo, lo que expresa ya una primera resistencia no imposible de superar, pero sí, una bastante compleja.

A nivel de contexto personal de trabajo creo que la barrera antes mencionada impide ver con claridad las dinámicas planteadas por Senge y me atrevería a decir que sólo de manera tímida se pueden identificar algunos elementos propios de la misma, pero reitero, muy tímidamente. Considero –luego de disfrutar de los contenidos facilitados- que la conveniencia de utilizar la dinámica de las 5 disciplinas sería de gran ayuda, en cuanto nos permitiría superar ciertas estructuras que simple y sencillamente se defienden y rechazan el cambio a toda costa y por lo que a nivel de organización no se logra un aprendizaje verdaderamente significativo.

Concluyo diciendo que será siempre una exigencia del aprendizaje mismo el que se desee cambiar, en cuanto el aprendizaje necesita de estructuras en donde pueda gestarse, valorarse de la mejor forma y producir el cambio, y a esto apunta la propuesta de Peter Senge.

 

 

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Comunidades de Práctica

Después de haber aprendido esta semana más sobre las comunidades de práctica, no pude evitar recordar estas palabras de Hadot que leí: “nunca hay ni filosofía ni filósofos fuera de un grupo, de una comunidad, en una palabra, de una “escuela” filosófica y, precisamente, esta última corresponde entonces ante todo a la elección de una cierta manera de vivir, a cierta elección de vida, a cierta opción existencial.” Si bien no estamos hablando de filosofía, sí estamos ahondando en un aprendizaje que sucede y se promueve de manera colectiva. Filosofamos, aprendemos, creamos y compartimos en grupo, porque es de esta manera, sin duda, cuando mas productivo se torna.

Pertenecer, formar o participar en comunidades de práctica es una opción personal, un genuino entendimiento de los beneficios que conlleva generar desde esta forma de vida. Creo que los ambientes colaborativos no son para toda persona, son para aquellos que pueden funcionar dentro de un grupo de personas que tienen en común la pasión por algo y que buscan ir mas allá.

Mi contexto laboral ha propiciado, y me atrevo a decir que “sin querer queriendo”, la creación de una comunidad de práctica dentro del programa de enseñanza de lectura y escritura en inglés. Desde hace dos años, el Instituto dejó la enseñanza “tradicional” del idioma, que utilizaba un programa establecido bastante lineal, para incorporar un programa personalizado y dinámico, que incentiva el trabajo colaborativo para encontrar nuevas y mejores formas de llevar a cabo el programa. Considero que al haber cambiado el programa a otro mucho mas complejo y alejado de lo que se venía haciendo por años, propició que en el afán de poder comprenderlo y utilizarlo mejor, se formara un ambiente colaborativo totalmente productivo.

En este sentido, veo que el impacto de esta unión entre maestros y líderes de grado que llevan este programa, ha sentado un precedente en mostrar una manera distinta de hacer las cosas, de generar propuestas y soluciones, que lentamente empieza a ser utilizado como modelo para otras materias.

Nuestro Instituto busca formar líderes proactivos, preocupados por ser agentes activos en su entorno, por lo que fomentar programas internos que como comunidad busquen crear impacto social será fundamental para estar verdaderamente alineados con nuestra misión y visión.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

A favor de las Comunidades de Práctica…

“Hermosura tan antigua y tan nueva” dice San Agustín en el libro de las confesiones en referencia a Dios, pero yo quisiera aplicarlo al tema que abordamos en esta sesión, referido a las Comunidades de Práctica. Para mí son sin lugar a dudas una de las experiencias más antiguas del ser humano, y esto porque históricamente hemos aprendido desde la interacción, el compartir, la disputa, la socialización, pero al mismo tiempo es una experiencia que no se agota ni se agotará por una sencilla razón: el carácter hermenéutico del aprendizaje.

Cuando hago mención al carácter hermenéutico del aprendizaje me refiero a una dinámica propia del mismo, es decir, la posibilidad de re-significarlo según nuestras experiencias y contenidos. Pensar de otra manera sería -a mi modo de ver- ir en contra de lo que es natural en el mundo del aprendizaje, que siempre se presenta novedoso y diverso si queremos verlo de esa manera, colorido y dinámico si así queremos contemplarlo. Lo dicho es posible sustentarlo a través de la evidencia más cierta que se encuentra a nuestro alcance: la realidad, que es novedosa, diversa, colorida y dinámica, siempre a la espera de alguien o de algunos que sean capaces de descubrir y desentrañar lo más profundo de la misma.

Es precisamente donde entran en acción las Comunidades de Práctica, en cuanto escenarios que posibilitan un aprendizaje común basado en la práctica. Tan simple y sencillo como es reunirse y compartir una misma pasión, un mismo deseo, en base ciertamente al dominio de contenidos que hacen parte de un derrotero u horizonte común, porque la clave está en la posesión de contenidos explícitos en un área del saber o del conocimiento, de tal forma que no se inicia desde cero, sino desde una sólida base epistemológica y de contenidos. Desde este punto de partida se inicia entonces la construcción del conocimiento en torno la práctica, es decir, desde el ejercicio estructurado y creativo con el que es posible abordar distintos problemas planteados, buscando en los aportes del otro un enriquecimiento y un aprendizaje que pueda hacer crecer no sólo a quien lo recibe, sino también a quien lo transmite. Es a mi parecer la cuota original de la experiencia vivida en y desde las comunidades de práctica.

Como consideración final considero que en mi contexto de trabajo podría facilitarse el crear una comunidad de práctica en torno a la filosofía, tema que me apasiona y en el que poseo algunas competencias epistemológicas y de contenido, aunque también podría crearse igualmente una en relación al tema ecológico, ya que mi universidad está rodeada de mucho verde, tema de interés para muchos colegas. Reitero entonces que la idea de las Comunidades de Práctica son espacios antiguos en cuanto el hombre siempre ha aprendido en comunidades, pero al mismo tiempo nuevos en cuanto permiten la re-significación del aprendizaje.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Lo que mi profe me encarga. 2018-09-20 23:18:00

Las escuelas son un almacén de conocimiento tácito y generan toneladas de explícito, los cuáles deben ser socializados. Todos los docentes experimentamos y aprendemos logrando un cúmulo de experiencias que nos dan una mayor lucidez en nuestro trabajo. Es necesario crear redes que permitan la socialización en mayor medida.

En la actualidad, con lo medios de comunicación y tecnológicos, se podría lograr un mayor impacto y difusión del conocimiento tácito, no dejando de lado el explícito. En los procesos de evaluación, es muy común ver a maestros dando pláticas en videos o consultas por medios electrónicos. Cuando yo me evalué, sentí una diferencia enorme cuando veía un simple papel a cuando observaba a un compañero. Asistir de manera presencial es más relevante que de otras formas. Para poder tener un proceso educativo más relevante y pertinente, creo necesario gestionar documentalmente, para posteriormente, lograr analizar esa información e internalizarla y generar conocimiento.

No es nada sencillo gestionar el conocimiento pero es muy necesario.  Los niños no son los mismos ni tienen los mismos estímulos, pero, la educación no ha cambiado mucho. Veo que en los consejos técnicos se da énfasis en el conocimiento explícito y se deja de lado el tácito. Lo cual es un error muy grave porque si se lograra exteriorizar lo tácito se podría gestionar conocimiento.

Las maestros debemos ser gestores de conocimiento. El sistema educativo debería contemplar un espacio para la creatividad y generación de estrategias, actividades, planeaciones, socialización del conocimiento tácito, innovación, entre otras muchas bondades. Google ha obtenido la gran parte de sus éxitos mediante la apertura de espacios creativos.

La educación es una carrera que no alcanzamos y que si dejamos de avanzar se verán afectadas las futuras generaciones. La mejor defensa de la escuela pública es aprender a crear redes de conocimiento y gestionarlo.
Deja un comentario

Lo que mi profe me encarga. 2018-09-20 23:18:00

Las escuelas son un almacén de conocimiento tácito y generan toneladas de explícito, los cuáles deben ser socializados. Todos los docentes experimentamos y aprendemos logrando un cúmulo de experiencias que nos dan una mayor lucidez en nuestro trabajo. Es necesario crear redes que permitan la socialización en mayor medida.

En la actualidad, con lo medios de comunicación y tecnológicos, se podría lograr un mayor impacto y difusión del conocimiento tácito, no dejando de lado el explícito. En los procesos de evaluación, es muy común ver a maestros dando pláticas en videos o consultas por medios electrónicos. Cuando yo me evalué, sentí una diferencia enorme cuando veía un simple papel a cuando observaba a un compañero. Asistir de manera presencial es más relevante que de otras formas. Para poder tener un proceso educativo más relevante y pertinente, creo necesario gestionar documentalmente, para posteriormente, lograr analizar esa información e internalizarla y generar conocimiento.

No es nada sencillo gestionar el conocimiento pero es muy necesario.  Los niños no son los mismos ni tienen los mismos estímulos, pero, la educación no ha cambiado mucho. Veo que en los consejos técnicos se da énfasis en el conocimiento explícito y se deja de lado el tácito. Lo cual es un error muy grave porque si se lograra exteriorizar lo tácito se podría gestionar conocimiento.

Las maestros debemos ser gestores de conocimiento. El sistema educativo debería contemplar un espacio para la creatividad y generación de estrategias, actividades, planeaciones, socialización del conocimiento tácito, innovación, entre otras muchas bondades. Google ha obtenido la gran parte de sus éxitos mediante la apertura de espacios creativos.

La educación es una carrera que no alcanzamos y que si dejamos de avanzar se verán afectadas las futuras generaciones. La mejor defensa de la escuela pública es aprender a crear redes de conocimiento y gestionarlo.
Deja un comentario

Lo que mi profe me encarga. 2018-09-20 22:57:00




 Eppur si muove
(Y sin embargo, se mueve)
¿Qué harías si tuvieras una idea que tuviera el poder de hacerte millonario?
La sociedad actual nos enseña que todo cambia de un momento a otro y que cada vez es más difícil seguir el ritmo. En la revolución ocasionada por el descubrimiento del fuego, de las herramientas, la industrial, la tecnológica, etc. Cada vez existe menos espacio entre estas. Desde el “Ipod” hasta el celular “touch” con cámara, hemos visto cómo nuestras vidas se afectan y con cada novedad, los artefactos van quedando obsoletos.

El secreto para ser millonario está encerrado en el cofre del conocimiento. Nonaka y Takeuchi nos dieron la clave para encontrar esa idea que hace falta y que nos hará muy ricos o podrá aportar conocimiento a la sociedad. La idea de querer ser rico está muy trillada por los que motivan pero que no manejan la gestión del conocimiento. Aquí no encontrarás charlatanería, sino, conocimiento basado en investigaciones serias.

En la educación existen muchos conocimientos: "tácitos e implícitos". De los cuales se desprenden las ideas, y por ende, las creaciones. Me gustó revisar a estos autores porque imaginan una estructura conceptual donde tienen cabida los procesos por los cuales generan nuevas ideas las empresas líderes en el mundo y logran sacarnos eso que llamamos: "wow". ¿Ya vez que esto es serio?

Entremos en materia porque el dinero no puede esperar. El conocimiento tácito es la experiencia que se tiene, el conocimiento que está dentro de la persona, los secretos aprendidos durante años. El conocimiento explícito es la información que puede ser representada mediante signos y símbolos. Entre esto se dan cuatro fenómenos interesantes.

El primero es la socialización. Tácito a tácito.
Cuando una persona tiene conocimiento tácito y lo va a comunicar a otra, es necesario que exista el diálogo. Con la nuevas tecnologías se pueden acortar las distancias y pueden contribuir a esto, como lo hace mi profe Paco, el cual es el causante de que yo escriba esto.    

 La exteriorización. Tácito a explícito.
Es cuando se crea el conocimiento pero no refleja la totalidad del conocimiento tácito del creador. Resulta ser de mucha utilidad alguien que rescate los datos importantes del asunto.

Combinación. Explícito a explícito.
Se da cuando alguien busca sintetizar, analizar datos, reunir información, hacer algún reporte.

Internalización. Explícito a tácito. Es cuando se aprende, cuando se integran datos y se hacen parte de la persona y pasan a hacerse más.

En resumidas cuentas.
Necesitas tener conocimiento tácito, incorpóralo mediante la experiencia o aprendiendo (internalización), con la sapiencia de que la socialización ayuda. Combina el conocimiento explícito para que tengas una idea clara de la situación, internaliza todo lo recabado y que será conocimiento adquirido, para después convertir lo tácito en explícito, la idea en materia mediante la exteriorización, la que ayudará haciendo acopio del esfuerzo rindiendo frutos en forma de generación de conocimiento.

Te parece muy difícil, rebuscado, tal vez, pero el trabajo y el esfuerzo estarán de tu parte. 


Deja un comentario

Lo que mi profe me encarga. 2018-09-20 22:57:00




 Eppur si muove
(Y sin embargo, se mueve)
¿Qué harías si tuvieras una idea que tuviera el poder de hacerte millonario?
La sociedad actual nos enseña que todo cambia de un momento a otro y que cada vez es más difícil seguir el ritmo. En la revolución ocasionada por el descubrimiento del fuego, de las herramientas, la industrial, la tecnológica, etc. Cada vez existe menos espacio entre estas. Desde el “Ipod” hasta el celular “touch” con cámara, hemos visto cómo nuestras vidas se afectan y con cada novedad, los artefactos van quedando obsoletos.

El secreto para ser millonario está encerrado en el cofre del conocimiento. Nonaka y Takeuchi nos dieron la clave para encontrar esa idea que hace falta y que nos hará muy ricos o podrá aportar conocimiento a la sociedad. La idea de querer ser rico está muy trillada por los que motivan pero que no manejan la gestión del conocimiento. Aquí no encontrarás charlatanería, sino, conocimiento basado en investigaciones serias.

En la educación existen muchos conocimientos: "tácitos e implícitos". De los cuales se desprenden las ideas, y por ende, las creaciones. Me gustó revisar a estos autores porque imaginan una estructura conceptual donde tienen cabida los procesos por los cuales generan nuevas ideas las empresas líderes en el mundo y logran sacarnos eso que llamamos: "wow". ¿Ya vez que esto es serio?

Entremos en materia porque el dinero no puede esperar. El conocimiento tácito es la experiencia que se tiene, el conocimiento que está dentro de la persona, los secretos aprendidos durante años. El conocimiento explícito es la información que puede ser representada mediante signos y símbolos. Entre esto se dan cuatro fenómenos interesantes.

El primero es la socialización. Tácito a tácito.
Cuando una persona tiene conocimiento tácito y lo va a comunicar a otra, es necesario que exista el diálogo. Con la nuevas tecnologías se pueden acortar las distancias y pueden contribuir a esto, como lo hace mi profe Paco, el cual es el causante de que yo escriba esto.    

 La exteriorización. Tácito a explícito.
Es cuando se crea el conocimiento pero no refleja la totalidad del conocimiento tácito del creador. Resulta ser de mucha utilidad alguien que rescate los datos importantes del asunto.

Combinación. Explícito a explícito.
Se da cuando alguien busca sintetizar, analizar datos, reunir información, hacer algún reporte.

Internalización. Explícito a tácito. Es cuando se aprende, cuando se integran datos y se hacen parte de la persona y pasan a hacerse más.

En resumidas cuentas.
Necesitas tener conocimiento tácito, incorpóralo mediante la experiencia o aprendiendo (internalización), con la sapiencia de que la socialización ayuda. Combina el conocimiento explícito para que tengas una idea clara de la situación, internaliza todo lo recabado y que será conocimiento adquirido, para después convertir lo tácito en explícito, la idea en materia mediante la exteriorización, la que ayudará haciendo acopio del esfuerzo rindiendo frutos en forma de generación de conocimiento.

Te parece muy difícil, rebuscado, tal vez, pero el trabajo y el esfuerzo estarán de tu parte. 


Deja un comentario

Transformando mi campo de acción 2018-09-18 19:40:00





                     

                                                                  Una breve historia de mi vida...


        Mi historia tiene su génesis cuando mi hermana mayor de nombre Irma Leticia epd (mayor que yo tres años) compartía conmigo lo que aprendía su primer día de clases de primaria, llegó contenta y me dijo recuerdo -hermanita mira te voy a enseñar las vocales aprendelas, ella fue mi primera Maestra y así día a día llegaba y me enseñaba lo aprendido; ironía de la vida, las dos no cursamos preescolar por la escases económica que en esa época pasaba mi familia, pero el destino nos requirió para que fuéramos educadoras de corazón.  Al transcurrir los años e ir cursando e nivel en nivel nos convertimos las dos en Profesionales que gustosas por la docencia formamos muchas generaciones e preescolares, las historias con quienes convivo quizá son idénticas y han servido de motivación para continuar en este maravilloso mundo. Cada comunidad donde he prestado mis servicios como maestra han aportado grandes aprendizajes que me han forjado a realizar de mejor manera mi practica docente.
Deja un comentario

Lo que mi profe me encarga. 2018-09-16 22:15:00

Mi historia de tartamudo, dejar de ver y profe.
Mi historia no inició cuando nací, sino cuando comencé a enseñar. Yo cuento mi vida por clases dadas y lecciones aprendidas. Me gusta aprender y enseñar.
 El lector se preguntará por qué no cuento como todos mis días que luego se transforman en años, ¿será la desesperanza y la impotencia de ver pasar el tiempo sin poderlo detener? ¿Acudirá a mí un impulso femenino por esconder mi edad o des cumplir años? No lo creo así, ya que yo siempre quise enseñar y aprender.
 Desde muy pequeño me costaba trabajo hablar y aprender cosas. Era tartamudo y no se me grababan bien las cosas, además algo tímido. Un buen día llegó un niño hasta mi casa, yo era muy pequeño, ese niño fue mi oportunidad de experimentar. Pensé en qué podría hacer con mi amigo y di por descontadas varias ideas. Su mamá me cuidaba, si es que se puede cuidar a alguien como yo, que es justo aclarar, era bien portado, un poco alocado en la andadera, pero creo que no rebasé muchos límites. 
 En ese ir y venir de mi amigo, me di cuenta de que mi poder sobre el no radicaba en hacerlo sufrir, sino cuidarlo, podía sentir satisfacción cuando le ayudaba a sostener su biberón, me gustaba ayudarle a subir los escalones, en un inicio lo hacía para ganar su confianza y que me dejara hacer de él mi conejillo de indias. Con el tiempo me di cuenta de que no podía hacerle nada que le hiciera daño y así descubrí que me gustaba ayudar. Entonces quería ayudar a todo el mundo en todo, ayudaba a la vecina, a mi abuelo a hacer pan, a mi abuela a buscar sus tesoros en el corral, aunque implicara escarbar lo cual a duras penas podía, salía en busca de viejecitas que necesitaban cruzar la calle, confieso que crucé algunas sin que lo necesitaran pero ellas me hacían caso, seguro creo que les gustaba ver mi entusiasmo.
Descubrí que mi problema de aprender cosas se eliminaba enseñando, repasaba en las noches alguna cosa aprendida y la organizaba en mi mente, buscaba alguna víctima y me abalanzaba a enseñarle aquello que sabía, pronto levanté bandera blanca al no encontrar nadie más que no supiera de hacer pan, de buscar tesoros o de correr. Daba clases en el campo deportivo sobre correr, debo aclarar. Una vez que se terminó mi repertorio, llegó la escuela y con ella los problemas de mujeres. Mi primer maestra fue mi primer amor, sus manos hermosas y suaves eran un deleite para el espíritu, no había placer más fino y excelso que pedirle me enseñara a atar los cordones de mis zapatos, siempre y cuando me tomara de las manos y me mostrara el procedimiento, el cual repetía en mi mente varias veces al día.
Pasó el tiempo y tuve que ir a la primaria, tenía que aprender muchas cosas y me dispuse a enseñar lo que me enseñaban. Lo anterior me llevó a poder hablar sin tanto tartamudeo y me encantó participar en oratoria, poesía y declamación. Me gustaba ver cómo otras personas escribían cosas y me enseñaban lo que no conocía abriéndome un abanico de posibles enseñanzas. En los primeros grados gané el habla y aprendí, pero perdí mi vista, debido a una alergia, de manera temporal quedaba inhabilitado para usarla. Quedé confinado a usar lentes negros para poder ver en el día, lo cual me facilitó desarrollar otros sentidos y gustos como la música.
Una vez superada la primaria y en trámite la secundaria, pude lograr deshacerme de esos lentes y mejoró mi visión, era mi turno de hablar de poesía a mis compañeras, que dicho sea de paso respondían muy bien a mis palabras, entonces redescubrí mi pasión por enseñar. Tuve algunas recaídas del habla por carecer de orientaciones de liderazgo, ya que me gustó y siempre me metía en problemas por ello. En la preparatoria tuve varios problemas y recibí regaños del director ante mis cuestionamientos, al igual que en la escuela normal. Actualmente cuando quiero aprender algo busco la víctima y aunque no se lo muestre, preparo el material para enseñárselo, me resulta porque me gusta aprender y cuando es necesario hablar sobre el tema me es fácil no tartamudear.
En la actualidad ya no es notorio mi tartamudeo y mi ceguera por alergia ha desaparecido, cuando cuento esta historia no me creen que algún día me dió trabajo hablar y no podía usar mi vista, porque me dicen: “hablas hasta por los codos y lees todo lo que te encuentras”. Reciban un saludo y los invito a contar su historia.
Deja un comentario

EXPERIENCIA VITAL/ sesión 4

La Muerte que siempre me ha acompañado, primeramente, desde el contexto social, surgió a partir de infinitos problemas que se presentaban a cada momento al ir percibiéndolos sin poder tener alguna solución. El mundo de sensaciones que cargaba se tornó como una ruleta rusa en la cual me sentía asaltado por vacíos en cada respiro de vida.

El alejamiento que se da por diversas circunstancias tanto personal como de forma ajena con la gente que uno quiere, hace brotar una cadena de dolor, desesperación, tristeza y soledad, haciendo que uno quede atrapado como en una historia sin fin… donde la humanidad camina -siglo tras siglo- en un eterno retorno.

Me vi obligado a leer, buscando respuestas de vida, así como con preguntas del por qué escritores, artistas, políticos, generaciones, prostitutas, escriben o relatan así… En el mundo real al sentir sucesos personales me hacían detener el tiempo, observaba el momento, vislumbraba el instante… tratando de reconocer la causa del porque repetíamos actos, eventos dentro de la sociedad.  

Ya en el contexto educatico, empecé a dar clases. No reconocía la utilidad y responsabilidad del rol del docente ante la sociedad. Posteriormente, tuve un accidente crucial en una batalla imperial entre la vida y muerte. Conocí -entonces- el otro mundo de sensaciones… a través del diálogo entre la imagen, sonidos y silencios…  Al salir del estado de coma encontré la fuerza y belleza de la palabra, el discurso y la ideología expuesto con corazón abierto.

Ahora, sigo dando clases. Active un proyecto llamado: De perspectiva… en la mira del sentido. Es una revista educativa hecha por trabajadores-estudiantes, donde el poder de la palabra no es y será jamás del profesorado sino para el aprendizaje sencillamente del alumno.  

Finalmente, los problemas que brotan -al por mayor- en cualquier contexto: de inseguridad, político, cultural, laboral, etcétera, no serán la raíz el conflicto que habrá que solucionar en el cual vivimos hoy, si no primero se encuentra dirección, sentido y fuerza de las palabras tras saber cuál es la verdadera misión, en realidad, del profesor.   

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Sobre el conocimiento tácito y explícito

Posterior a conocer un poco más esta semana sobre el conocimiento tácito y explícito, me vino a la mente la idea de que son raras las ocasiones en las que me pongo a reflexionar cómo o cuándo es que aprendí algo. Es como si el aprendizaje muchas veces sucediera solo, y cuando menos lo crees, sabes hacer algo.

Y este aprendizaje puede ser tan veloz como lo decidamos, tan adaptado a las cambiantes condiciones de nuestro contexto, porque como lo comentan en el video de “The Future Revolves in Knowledge Management”, los cambios son iniciados por nuestras necesidades, y somos nosotros quienes creamos la tecnología. A partir de esto, seríamos nosotros quienes deberíamos de dominar a la tecnología, y no viceversa. ¿Porqué sucede entonces esto? ¿Porqué es tan difícil ir a la par de esta revolución tecnológica e informativa que estamos viviendo hoy en día?

Pensando en sabernos adaptar, me pareció sumamente interesante el proceso de los 4 pasos propuesto por Nonaka y Takeuchi sobre el tránsito del conocimiento de lo explícito a lo tácito. En este ciclo creador, en donde los pilares se van fundamentando en aspectos tan importantes como el trabajo en equipo, la organización de la información,  creación de ambientes de aprendizaje, y finalmente puesta en práctica de los conocimientos adquiridos, van dando paso a obtener el “know how” sobre cierto tema. Creo que es vital comprender estos flujos de información, y hasta que punto podemos influir de manera positiva o negativa en su creación.

Una correcta administración de conocimiento nos puede permitir llenar huecos de información para comprender mejor, tener mayor capacidad para poder compartir este conocimiento en pro de algo mas, crear ambientes mas colaborativos y maximizar el uso de las nuevas tecnologías. Por ello la importancia de lograr crear comunidades de aprendizaje, bien estructuradas, que tengan impactos sociales positivos.

No creo que toda información o idea que desarrollamos como individuos deba de transformarse en algo colectivo. Todo aprendizaje personal suma a crear la persona que hoy somos, pero no todo amerita ser compartido. Hay que saber discriminar hasta que punto queremos ser influenciados o influenciar, y de qué manera. Esto dependerá en gran medida, del ambiente en donde nos desarrollamos, y de nuestra personalidad también.  Un ejemplo de ello podría ser un docente que de alguna manera poco explicable, tiene una sensibilidad ante las necesidades de sus alumnos. No sabe bien porqué, pero reconoce cuando si o cuando no hacer una actividad, porqué tal o cual día no es la mejor de las ideas leer este cuento que podría tocar fibras emocionales. Este tipo de “intuiciones” son aquellas que no puedes hacer explícitas, no hay un método para enseñarlas, solo se sienten.

Sin embargo, un buen ejemplo del flujo inverso, de explícito a tácito, es cuando un docente o líder de grado, comparte una estrategia de enseñanza con el resto del equipo. Los demás están expuestos a esta estrategia que presenta una forma de ejecución y resultados esperados, y puede entonces ser aprendida y puesta en práctica por los demás. Cada maestro podrá darle su toque personal e irla modificando, pero ya adquirió la información de una fuente externa.

Me gustaría terminar la reflexión sobre el tema con esta frase de los videos de esta semana, que comenta que “la información sola, es incolora, pero cuando se comparte, se llena de color.” El aprendizaje compartido genera impacto, crea, cambia, da vida, y si no fuera por esto, ¿cómo sería nuestra sociedad hoy en día?

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

A favor de pasar el conocimiento tácito a explícito…

La aventura que nos ocupa en esta sesión tiene que ver con una dinámica bastante interesante y muy particular, en cuanto plantea un viraje en el modo como se aprende. Es de uso común el hecho de que no se aprende de la misma manera, con el mismo ritmo y a través de las mismas herramientas, por lo que las propuestas que se nos hacen a través de Nonaka y Takeuchi (conocimiento tácito y explícito), y Scardamalia y Bereiter (artefactos conceptuales), pueden ser entendidas como revoluciones copernicanas en el campo del aprendizaje.

Considero de esencial importancia el que las propuestas apuntan a la construcción/creación del conocimiento, realidad que ofrece dos claves interpretativas interesantes: la colectividad y la procesualidad.  Ambas coinciden estructuralmente –aunque de forma diferente- en estas dos líneas de acción, y esto debido a que hoy día es imposible hablar de construcción/creación del conocimiento desde la singularidad, el aislamiento, e incluso la rigidez de una mirada unívoca en el campo del aprendizaje.

El componente colectivo surge sin duda alguna del reconocimiento del individuo como sujeto que conoce el real, pero al mismo tiempo la apertura del mismo a la relacionalidad, a la interacción con elementos de tipo cognitivo que no son propios, sino que proceden de realidades diversas y a través de recursos diferentes. El componente de procesos (procesualidad) es una consecuencia lógica dentro de la dinámica del conocimiento, en cuanto exige una valoración que va de lo más simple a lo más complejo, con miras a alcanzar una verdadera y auténtica construcción/creación del mismo.

Ambos componentes se desarrollan al mismo tiempo permitiendo el paso de lo tácito a lo explícito, pero siempre en una dinámica de ofrecimiento, apertura, re-elaboración y renovación, que se repite constantemente y con un mismo objetivo: la construcción/creación del conocimiento.  Ofrecimiento en cuanto los conocimientos propios –fruto de la experiencia y la investigación-, son compartidos con el colectivo; apertura debido a que serán leídos e interpretados en formas diversas a como eran comprendidos singularmente; reelaboración en relación al nuevo contexto en el que se implementarán, implicando una adaptación al mismo; renovación porque la dinámica propia de la construcción/creación del conocimiento apunta a la implementación de nuevas estructuras de aprendizaje que son el resultado de un trabajo en equipo.

A modo de conclusión creo que la propuesta de pasar de lo tácito a lo explícito es una invitación a acoger con amplitud un hecho fundamental: que construir/crear conocimiento es una cuestión que implica colaboración entre personas y descubrimiento de elementos/recursos que faciliten las dinámicas propias del aprendizaje. Yo personalmente y según lo que he manifestado, estoy a favor de pasar el conocimiento tácito a explícito.

 

 

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Lo que mi profe me encarga. 2018-09-11 20:26:00


¿Te cuento una historia?

Vengan todos, júntense aquí que el tata nos va a platicar de cuando se creó el mundo y se hizo todo lo que conocemos. Deben poner mucha atención porque es nuestra raíz y nuestro destino.

El contar historias o relatos es muy importante para los seres humanos ya que de esta forma es posible transmitir consejos o información que se considera importante. Imagino a los seres primitivos junto al fuego platicando lo que sus antepasados les contaron y que se debe de haber vuelto un hábito en esa tribu determinando, incluso, la vida cotidiana.

En nuestros días no hemos abandonado esa situación, solo que ahora vemos las historias a todo color y con palomitas. Yo he observado que bastantes personas determinan su vestimenta, su pensamiento, su consumo, entre otras muchas cosas, basados en esas historias y en esos personajes. Desde siempre los niños han soñado con ser Thor, Quetzalcoatl, Hércules, Aquiles, Superman, Batman, etcétera. El tono de voz, la ropa, el ritmo, el contexto, la ambientación, la forma de expresar, la emoción con la que se cuenta son características de una buena historia bien contada.


Toda persona es "las historias" que lo conforman, llenas de emoción, instinto y racionalidad. Cada quien vive y recuerda ese bagaje  y mezcla de lo que podemos y queremos, o no, tener en la memoria. Las historias de las personas con las que trabajamos están llenas de errores, tragos amargos, estrategias, pensamientos, emociones, gustos y disgustos, en resúmen, están llenas de tiempo vivido reflejado en el espejo de las emociones, la razón y el instinto.

"Nadie aprende en chipote ajeno", me decía mi abuelo cuando me contaba sus leyendas y pláticas sobre algo. Creo que desde el niño que le enseña lo recién descubierto al amigo y le describe cómo lo descubrió hasta el investigador que hace un descubrimiento; están contando historias.

Todo es historia, tiene historia y es historiable. Cada rincón de nuestra organización de trabajo posee una carga fuerte de potencial histórico. ¿Las historias existen por sí solas y aguardan a ser descubiertas o son creaciones? Yo creo que poco de ambas, solo que existen en la mente y a manera de estrellas fugaces van de cerebro en cerebro esperando a ser cazadas.

Un relato, una plática, una investigación ofrecen un espejo donde reflejarme y tener la posibilidad de aprender y generar conocimiento. Toda historia lleva interés de algún tipo puesto de manera deliberada o sin darse cuenta.

Las historias son un medio para transmitir información o enseñar algo bajo intereses diversos. Es necesario conocer la historia para repetirla o evitarla, pero siempre, bajo nuestra decisión. "Somos conocedores de nuestras historias pero no de sus alcances".
Deja un comentario

Como barro por las sendas de mi vida

Contar mi historia me implica sin lugar a dudas una reflexión, un clavado a mis recuerdos y sobre todo al mundo interior que está vivo y que matiza de manera diferente cada vez que logramos acceder a él de acuerdo a la época, a la luz de nuestros ánimos, a la sombra de quienes son nuestro interlocutor, al ritmo de los propósitos y más.



Contar mi historia es un montón de barro entre las manos tomando forma en cada vez, siendo único e irrepetible el momento en el que es contada. Cada obra es en sí misma un camino recorrido que se une a la senda única de mi vida.

Contar mi historia es tan subjetivo que promete no ser más que una simple invención en un fragmento del tiempo y el espacio, y buscando una manera entretenida y quizás, por qué no, un poco comprometida, es que quiero compartir una conferencia en la que muestro, a mi manera, una parte de mí que me gusta y que deseo seguir acrecentando: Emprendiendo en ITESO-CUE parte 1 y parte 2.
Comentarios desactivados en Como barro por las sendas de mi vida

Entre el APA y el APC, prefiero a mi ‘APÁ




Esta semana descubrí dos acrónimos nuevos, jugué mentalmente mucho con ellos para poder aprenderlos y aprehenderlos, dos perspectivas que me intrigaron un poco por la manera en que son ejemplificadas y comunican en silencio el estar estrechamente relacionadas a los medios digitales de comunicación.  Uno de mis dilemas iniciales bailó entre los materiales en que se basó mi estudio, brincaba cada vez que internet y otras plataformas de nueva generación aparecían en ellos, dilema que simple y sencillamente se movía en mi mente con diferentes respuestas... este danzante preguntaba ¿verdaderamente requerimos medios digitales para tener un APA y un APC?

El APA (Ambiente Personal de Aprendizaje) y el APC (Administración Personal del Conocimiento) pareciera que trataran prácticamente de lo mismo, sin embargo podemos encontrar en el primero un terreno fértil donde de manera individual creamos nuestro propio aprendizaje, a veces el proceso es consciente, pero la mayor parte del tiempo lo hacemos distraídos sin percatarnos de que sucede este proceso en nosotros solo por el hecho de existir, al menos en el plano en el que conocemos que sucede. Mientras tanto la APC, aunque sigue siendo un proceso personal, involucra el trabajar con otros, o con lo otro, no es algo que podamos hacer solos, es más un proceso colaborativo de ida y vuelta, aunque al final, las dos perspectivas son complementarias y desde mi óptica, están auspiciadas en lo mismo: el proceso de aprendizaje, el proceso en el que conocemos y aprendemos el mundo.

Me dí a la tarea de reflexionar sobre mi propio predio donde cultivo mi aprendizaje y utilizando la técnica propuesta en un ejemplo de  Diego E. Leal Fonseca explica su propio APA haciéndolo a mano, hice el mío. Al hacerlo me dí cuenta que incluso al tomar consciencia de los elementos primordiales del ambiente en el que aprendo, descubro que paso por alto muchos otros espacios en los que he aprendido por considerarlos de menor impacto, con lo que concluyo que podemos clasificar de acuerdo a distintos aspectos según lo que convenga en la reflexión, en mi caso, elegí por nivel de impacto en mi aprendizaje y frecuencia de uso, sin embargo al hacer una recapitulación de mi vida, me encontré con aprendizajes muy significativos donde el ambiente contenía básicamente tres cosas: una situación a resolver, mi miedo de resolverlo y a mi padre (mi apá) dándome un coscorrón (en el mejor de los casos) para que me atreviera.

Al ser "la educación" uno de mis principales intereses por mis haceres profesionales e incluso mis haceres recreacionales, me enriquece encontrar en estas tomas de conciencia la posibilidad de usar los medios digitales para compartir, para dejarle a otro la posibilidad de gestionar su conocimiento si es que tocara la suerte de que se topara con alguna de mis producciones en este blog y otros espacios en los que comparto mis saberes, de tal forma que usara, para los fines que a él conviniera, cualquier parte de lo que pudiera ser mi modo de trascender en este tema.

Al final de esta aventura no pudiera elegir ni el APA ni el APC, y si fuera ineludible, elegiría a mi apá.
Comentarios desactivados en Entre el APA y el APC, prefiero a mi ‘APÁ