Viviendo en el desorden

¿Qué sería de la humanidad sin el desorden?  Es en las situaciones de estados de confusión de donde pueden surgir las ideas, las propuestas, los análisis, las reflexiones, aquello que lleva a ordenar nuevamente un sistema.

De una manera sencilla el modelo de Cynefin, creado por Dave Snowden, propone una matriz en donde el estado del sistema en cuestión, parte del desorden, hacía uno de los cuatro puntos que podría ser el estado obvio, el complicado, el complejo o el caótico.  Me parece que este es un modelo fantástico, proponiendo una forma distinta de tomar decisiones, en los ambientes complejos sociales en los que nos desarrollamos como sociedad. Este modelo, al contemplar el “hábitat”, el contexto bajo el cual funciona un sistema, y todo el bagaje que puede traer, ofrece un marco de análisis que logra reconocer las relaciones causa-efecto presentes en los distintos sistemas.

Para tratar de posicionar la organización en la que trabajo, en alguno de los estados de la matriz de Cyefin, me gustaría tomar como base la pregunta que hace Snowden, “¿Cómo manejamos el cambio progresivo? Esto es pensar como reacciona nuestra organización, cómo es que se va adaptando a los cambios y necesidades detectadas, qué tan versátil es el sistema.  También directamente  va ligado a esto la manera en la que interactuan las personas dentro de la empresa.

Nuestra organización ha tenido que transitar rápidamente de la aparente obviedad de funcionamiento hacia lo complejo, debido a su adquisición por un grupo internacional. Tratar de integrar nuevos procesos de la manera mas efectiva ha requerido de un proceso de prueba y error, del cual han surgido nuevas maneras de hacer las cosas. La organización aun sigue incorporando nuevas prácticas, modificando algunas existentes y eliminando otras, en este esfuerzo por alinearse a las exigencias educativas y procesales que exige un nuevo liderazgo.

Otro aspecto fundamental en el que creo que se podría aplicar el modelo de Cynefin sería en el desarrollo de métodos de evaluación en el área de primaria. Se ha detectado una evidente falla en estos sistemas, al tener huecos importantes de información en los distintos grados, derivados de los métodos evaluativos y de seguimiento del aprendizaje. Me parece que estamos en una combinación de ciertas formas obvias que caen constantemente en el caos, yendo y viniendo a través de esa delgada frontera.

Esta teoría me parece que puede ayudarnos a entender que estar en caos, en conflicto o en cualquier otro estado, está bien, mientras que sea reconocido y se busque hacer los cambios necesarios para estabilizar el sistema. Habrá que entender también que una vez estable, tenderá a caer nuevamente en algún estado de desorden, pues no se desarrolla en un contexto estático, sino cambiante. ¿Qué tan rápido sucederá esto? Ya dependerá del hábitat de la empresa.

Me gustaría terminar este pequeño análisis con la reflexión que nos propone Snowden, en dónde comenta que poder administrar correctamente en nuestro presente no solo es responder a lo que nos pasa, sino lograr cambiar las formas en las que respondemos. Hay que ser mas proactivos que reactivos, lograr crear verdaderos canales de trabajo, con interacciones inteligentes, y capacidad de adaptación.

 

 

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Me agrada la complejidad…

Una de las tendencias más normales en el ser humano es la de querer que todo marche bien, que las cosas vayan viento en popa, que todo sea color de rosa. ¿A qué extraño no le gustaría de esa manera? Por lo que plantear una vida diferente sería ya indicios de anormalidad. Lo curioso es que la vida es dinámica, es cambiante, evoluciona, nunca se detiene en un mismo punto y por ello la idea de un proceso cualquiera en donde todo se comprenda terminado, logrado y realizado es absurda en sí misma, e incluso niega la realidad, que no está para nada terminada, lograda, ni realizada.

En esta semana nos encontramos con un modelo llamado Cynefin –término galés que traduce habitad- propuesto por David Snowden, quien plantea cuatro dominios o áreas en los que los problemas poseen características diversas y por ende exigen comprensiones y manejos diversos. Los dominios o áreas son: 1) Obvio. 2) Complicado. 3) Complejo, y 4) Caótico. Estos 4 dominios conforman según el autor en cuestión, un enfoque de la realidad que puede ser aplicado a cuestiones simples como preparar una taza de café y, a no tan simples como administrar una gran empresa que produce tecnología para misiles.

Considero que la posibilidad antes mencionada es uno de los elementos que hace del enfoque cynefin uno bastante apto y práctico para cualquier proceso, en cuanto implica comprender las dinámicas desde lo caótico y no propiamente desde el orden. Con lo dicho quiero dar a entender que un buen proceso –desde la perspectiva comentada- es aquel que se realiza cíclicamente pero partiendo de lo caótico, de lo cual no se tiene ningún control, para pasar a lo complejo en donde se aprende constantemente de ensayos y errores y, en donde se adquiere un dominio mínimo de lo que primero era incomprensible; con este dominio se pasa a un problema complicado que exige el estudio, investigación y análisis del problema para resolverlo, lo que arroja un sinnúmero de posibilidades para abordar una misma realidad y así superarla, entrando posteriormente en el dominio de lo obvio, donde ya se saben hacer las cosas, donde ya se poseen buenas o excelentes prácticas en la resolución de problemas.

El riesgo latente dentro del enfoque es considerar que al llegar a un dominio obvio en una problemática concreta, todo tenga que funcionar como viene funcionando, por lo que es posible caer nuevamente en el dominio de lo caótico, perdiendo el control, el orden, y esto por el dinamismo propio de la realidad. Esto implica aprender a situarse en el contexto/habitad correcto, so pena de no responder pertinentemente a las situaciones o problemas que se presentan, por lo que el esquema cynefin es un enfoque situacional desde cualquier punto de vista.

Considero que a nivel de mi organización en enfoque de Snowden podría convertirse en una plataforma  desde la cual poder afrontar situaciones que considero han sido abordadas de manera incorrecta, como por ejemplo el manejo del personal que trabaja en diferentes oficios. Frente a la mayoría de las realidades o problemas que se presentan a nivel organizativo, estamos en un dominio complejo, mientras que en otras –muy pocas claramente- estamos en lo complicado y lo obvio. Dado que trabajo en una universidad privada, podría intervenirse mucho más el tema de investigación, que a mi parecer no se ha abordado desde ninguna perspectiva, muy a pesar de contar con los recursos.

Concluyo esta reflexión desde la certeza de que partir de lo caótico no tiene por qué verse como un inicio equivocado, sino uno adecuado y propicio para lograr un resultado exitoso y óptimo; lo anterior implica ir desde abajo hacia arriba, como si se estuviera creciendo, reconociendo patrones del contexto en y desde los cuales se puede crecer y aprender, para así resolver los problemas. Por ello me agrada la complejidad.

 

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Cambiar está jodido

A lo largo de mi carrera magisterial he escuchado varias veces que se están implementando escuelas piloto, que se está innovando, que se está poniendo a prueba, sin embargo, solo veo algo de supervisión sin mucho entusiasmo por medir ni lograr que funciones lo que se está haciendo. Es muy común escuchar que se envíe a docentes que no están capacitados en el tema del cambio en la organización y solo hacen su mejor esfuerzo, pero, muy lejos del verdadero objetivo.

Primero, es necesario darle tiempo a los involucrados, aislar y liberar, de alguna forma, al grupo escogido de las tareas que no encajen en el proceso de cambio. En las escuelas la innovación se convierte en una carga más que estorba para realizar las labores cotidianas por lo que incrementa la frustración y entusiasmo.

Es común que no se acompañe los procesos anteriores o se delegue en terceros que a su vez no lo hacen o lo hacen a medias, por desconocimiento, ni de la mejor manera y resulta en un sentimiento de: "no tener apoyo". "Me dejan solo y le hago como puedo", me decía una maestra muy preocupada en una plática en un receso. Si se sienten solos y no se les da el tiempo, es normal que prioricen otras tareas ya que se comienza a percibir como no importante y que se puede dejar para después.

Cuando se ve el desgano de los que están realizando la propuesta se tiene una crisis de confianza que logra la percepción que que solo es "rollo", recuerdo pasar horas intentando no dormirme en las disertaciones que lanzaban los expertos sin atender las necesidades del grupo, lo que me hacía sentir que no contaba y solo querían justificar su tiempo.

Los maestros que logran adaptarse y sobrevivir a lo anterior, comienzan a sentir la necesidad de compartir lo que les emociona y al hacerlo, corren el riesgo de ser criticados y a sentir ansiedad y tensión. Los demás sienten que no sirve y que pone en peligro su situación laboral, su imagen con los padres o con los niños.

Es muy triste que se mida de la misma forma todo, ya que los cambios traen y necesitan nuevas formas de valoración, que medidos de la misma forma que lo anterior, es muy probable que sea negativa. Se hacen menos creíbles si no se cumplen las fechas y se retrasan los apoyos dando valoraciones solo de supervisión y no de avance de manera específica. Los fanáticos e incrédulos surgen y se generan conflictos al entrar en contacto con el equipo de cambio.

Las escuelas que se deciden a cambiar comienzan un proceso de autogobierno que desemboca en la aplicación de iniciativas de autogestión, lo cual, en muchas veces se aplica control y limitación por ocasionar miedo en los demás generando luchas desgastantes e internas.

No he sabido de que se elabore la difusión de lo logrado en las escuelas piloto, por lo menos, de manera real y no simulada. Se limitan a decir que salió bien y aprendieron, sin datos ni acompañamiento. Es de esperarse que se busque una estrategia y propósitos del cambio, pero no me ha tocado experimentarlo.

Si se quiere innovar y cambiar el sistema educativo es necesario revisar los puntos anteriores que según Peter Senge, son indispensables y ocurren en toda organización que se plantea un nuevo horizonte.

Deja un comentario

sobre lo no-humano..

¿Será que nuestro mundo se esta haciendo no-humano?  ¿ Están las “cosas” que nos rodean influenciando de manera desmedida nuestros comportamientos? Según la Teoría de la Actividad, la gente, las cosas, las ideas, los conceptos sociales, las reglas, todo ello trabaja de manera conjunta creando un sistema de funcionamiento.  Las cosas que forman parte de un sistema las hemos creado nosotros, y me pregunto, ¿porqué muchas veces son estas cosas las que parecen funcionar en nuestra contra? ¿Qué tanta consciencia tenemos de las interacciones de los elementos de los sistemas en los que participamos, los que creamos, los que analizamos?

Poder analizar y gestionar las interacciones de los elementos de un sistema ayuda a encontrar los huecos, las fallas y las áreas de oportunidad. Y sea con la teoría de la actividad, o bien con la de la ventaja competitiva de Porter, o hasta con la propuesta hólistica de McElroy, todo de alguna manera habla de enfocar los esfuerzos hacia crear un sistema organizacional que se pueda adaptar fácilmente a los cambios, en donde se promueva el aprendizaje continuo, existan las plataformas para resolución de problemas y que este en contexto con la realidad.  El ideal si llega a ser poder crear interacciones inteligentes en sistemas inteligentes.

Pensando en mi ámbito de trabajo, me parece que cuanto mas grande sea el sistema, mas retador es convertirlo en uno que tenga interacciones inteligentes. Nuestra escuela ha tenido crecimiento exponencial, pues en poco tiempo paso de ser una administración familiar a una internacional. Este rápido crecimiento hizo evidente la fragilidad adaptativa de su sistema y el reto esta siendo entonces, climatizar las exigencias internacionales a la realidad contextual que se vive.  Esto me lleva a reflexionar sobre Porter cuando dice que los esfuerzos de una organización deben enfocarse a crear una ventaja competitiva sostenible en el tiempo.  Esto va directamente relacionado con la capacidad de generar valor. Considero que ésto se observa mucho en instituciones educativas, en donde buscan diferenciarse una de la otra y gran parte de ello es generando un valor agregado que lo destaca por sobre las demás.

Otro aspecto que va ligado a esta capacidad de funcionar como sistema inteligente son las tecnologías de la información. Habrá que logar que éstas se conviertan en una ventaja y no en un freno para poder innovar, resolver y proponer. Esto será en la medida en la que le otorguemos a los distintos componentes de una organización la capacidad de convertirse en participantes activos, en nuevos ojos para la administración de una empresa, creando una “sabiduría colectiva”, como lo comenta John Seely Brown en su entrevista para Government 2.0.

Me gustaría terminar con la frase de McElory y que nos recuerda la importancia del manejo correcto de la información, logrando convertirla en conocimiento bien aprovechado al servicio de un sistema, haciéndolo mas sostenible:

“knowledge is a tested, evaluated, and surviving structure of information, that may help the living system that developed it to adapt.”

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Gestión del conocimiento desde la condición holística…

El término holístico evoca amplitud, expansión, apertura, entre otras ideas. Nos encontramos frente a la propuesta realizada por Mark McElroy, quien considera esencial para la gestión del conocimiento la condición holística. Su propuesta se estructura en 10 momentos claramente independientes, pero al mismo tiempo inter-conectados por un motivo esencial: el conocimiento y su gestión.

La propuesta de McElroy apunta a una gestión del conocimiento a un nivel bastante profundo, sobre todo por la exigencia de encarnar cada uno de los 10 momentos que plantea. Considero que un elemento esencial dentro de su itinerario es el del manejo adecuado de la información que hace parte de una organización, procurando que dicha información no haga parte de una parte específica o contexto específico dentro de la organización, sino que sea aprovechada para una oportuna gestión en primer lugar de la información y, posteriormente una excelente y adecuada gestión del conocimiento.

Lo anterior genera contextos en donde el conocimiento hace surgir redes / esquemas que permiten un fortalecimiento en los procesos organizacionales, haciendo crecer de manera continua y consolidada los entornos en donde se aprovecha el conocimiento. Tales entornos poseen al tiempo rigidez y flexibilidad, facilitando de esta forma un apoyo real y dinámico que permite afrontar de la manera más óptima los retos al interno y externo de la organización. Lo expuesto se da gracias a la observación, interpretación y comprensión de la dinámica de las organizaciones, momentos sin los cuales sería imposible realizar la gestión del conocimiento.

Al comprender las características propias de la dinámica organizacional, la gestión del conocimiento permite la toma de decisiones estratégicas pertinentes, permitiendo de esta manera agrupar elementos de tipo cognitivo, informativo, temporales, recurso humano, herramientas, etc., lo que confirma la propuesta de la condición holística de McElroy. Según lo precisado, no es la sumatoria de partes, sino más bien la inter-conexión de diversos contextos en función del crecimiento lo que permite una adecuada gestión del conocimiento. Vale la pena considerar que dentro de los elementos citados se deben tener en cuenta las complejidades presentadas en los diferentes contextos que hacen parte del proceso, entendidas éstas como plataformas que exigen una adecuada planificación y estructuración de los procesos particulares, así como el del proceso central de gestión del conocimiento.

Es posible que en mi lugar de trabajo la complejidad no sea tan grande, por lo que un proceso de gestión del conocimiento sería bastante pertinente para dinamizar lo que se tiene y, al mismo tiempo construir nuevos conocimientos que aporten significativamente a la organización. Considero como necesidades de aprendizaje que permitirán crecer, el iniciar un adecuado trabajo en equipo y la construcción de redes y alianzas para la administración y gestión del conocimiento. Creo al mismo tiempo que la estructura que posee la organización en donde trabajo cuenta con las herramientas para una buena gestión del conocimiento, destacando el recurso humano, material electrónico y físico en el campo de la enseñanza, convenios con entidades de gobierno y entidades privadas que fortalecen el quehacer educativo, material histórico de lo que se viene realizando, entre otros.

En fin, la propuesta de la gestión del conocimiento desde la condición holística es una manera óptima de intervenir una organización, en cuanto propone una inter-conexión entre todos y cada uno de los contextos que hacen parte de la misma.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Gestión del conocimiento desde el aprendizaje expansivo…

Una de las formas de profundizar en el tema de la Gestión del Conocimiento es a través de la teoría del aprendizaje expansivo propuesta por Engelstrom, y que se encuentra en sintonía con la teoría de la acción iniciada por Vygotsky y otros.

Considero interesante el hecho de que la teoría del aprendizaje expansivo tiene en cuenta los seres humanos como culturalmente mediados, es decir, inmersos en contextos en donde es posible identificar actividades, herramientas, lenguaje y comunidad. Es en el fondo una teoría que propone el sistema (conjunto de partes) como el que aprende en lugar del individuo. No se equivocaron los clásicos al decir que “el todo es superior a sus partes”, y por ello este dato explicita el que todos y cada uno de los componentes del sistema hacen parte del proceso de aprendizaje, desplazando la idea de aprendizaje meramente individual para abrirse a la de aprendizaje colectivo. Rompe ciertamente esta visión del aprendizaje con cualquier esquema que concibe el aprendizaje como resultado, desconociendo el valor que pueden aportar todos y cada uno de los elementos propios del contexto en el que se da el aprendizaje.

Los elementos mencionados son para Engelstrom componentes de un sistema de actividades que posibilitan –aunque parezca contradictorio-, distanciarse del contexto dado para así construir una imagen más grande, un contexto mayor, en otras palabras, para ampliar el contexto. En este sentido el aprendizaje por expansión implica ir más allá de la información dada, construir nuevos criterios de valoración, elaborar una imagen más amplia del real y por ende objetivos más osados para la actividad que normalmente se realiza, permitiendo crear nuevos contextos, nuevas redes, nuevas relaciones. La construcción de dichas redes y alianzas exige aprender algo que no está allí, que es nuevo y que se logra a través de una actividad diferente a las realizadas convencionalmente, lo que a su vez da origen a otros contextos de aprendizaje y por lo cual hablamos de todo un sistema de redes que al estar formadas por personas y actividades, garantizan que el aprendizaje no finalice en individuos, sino en comunidades (virtuales o locales).

Para lograr lo anterior se hace necesario innovar, es decir, abrirse a nuevas actividades, que a su vez generan nuevos contextos que son precisamente los que dan vida a las redes y alianzas ya mencionadas. En este punto no se puede pasar por alto el que la innovación implica ajustes, por lo que el aprendizaje expansivo precisa la necesidad de adaptarse por medio de ajustes a los distintos inicios, desarrollos y finales que son propio de su dinámica.

En mi contexto de trabajo uno de los problemas –creo el más representativo- es el que cada maestro hace con sus propios recursos y desde sus propias competencias, un camino desvinculado al de los otros; considero que frente a la teoría de la acción o el enfoque del aprendizaje expansivo tenemos un problema bastante serio, pero al tiempo una interesante oportunidad para construir conjuntamente, para dar vida a un sistema interconectado en el cual y desde el cual podamos aprender desde diferentes actividades, posibilitando de esta forma un aprendizaje que no termina en el individuo, sino en el colectivo.

Sería positivo iniciar un trabajo en donde se tenga en cuenta el contexto que nos rodea, de tal forma que entre todos los vinculados –además de los recursos a nuestra disposición-, iniciemos la construcción de un aprendizaje que haga parte de todos.

 

 

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Lo que mi profe me encarga. 2018-10-03 23:02:00


Resultado de imagen para conocimiento enterrado 

Se está enterrando el conocimiento.

El sistema educativo debería conformar una "Comunidad de Aprendizaje", pero, ¿lo será? En una comunidad de aprendizaje se generan lenguajes propios o significados propios, muy particulares, donde se logran grados de conceptualización difícil de entender para quien no es parte.

En mi escuela veo a los niños tener su propio diálogo al referirse a términos muy específicos de sus juegos. Quien puede olvidar cuando pedía tiempo el jugar en el recreo, ahora yo lo pido pero porque desearía tener más vida y juventud. En sus juegos refieren a una especie de inmunidad otorgada en un lapso temporal. Toda organización humana creo que tiende a especializar sus conceptos para tratar de organizar sus actividades e irse entendiendo, además de diferenciando del resto.

Pero regresando a la escuela y el sistema escolar, ¿las prácticas que desarrollamos los maestros son libres? La respuesta es que no, son dictadas desde el tema y las formas por los programas que son impuestas por el gobierno. El enfoque de las asignaturas marca la pauta a seguir para lograr la enseñanza. La normalización de la enseñanza es una característica que por ley es impuesta. No descarto que sea positiva o negativa, que agregue o quite elementos, sin embargo, ¿cómo conciben la educación los responsables de elaborar esos programas? Su visión marcará las vidas de los niños y la sociedad en muchos años.

¿Realmente somos una comunidad de práctica los docentes en las aulas?, ¿Seremos solo ejecutores de órdenes que colonizan al otro bajo el interés del poder? Creo que se debe encontrar el "justo medio", es aventurado y poco certero afirmar una cosa sin la otra, pero en su combinación surgen sus justificaciones.

¿Quién impone las palabras? Si bien no se conforma una comunidad de aprendizaje al 100%, ha permeado los conceptos y formas de la comunidad magisterial, pero, se ha visto contaminada por agentes externos que poco saben e intentan incluir lenguajes de otras comunidades, que por poder y de facto, ordenan se cambie la parte discursiva atendiendo más a una razón de ego o marketing que de importancia educativa. Un ejemplo claro es el plan de clase que ha tenido muchos nombres, desde planificación, planeación, plan de clase, entre otros.


Es necesario crear nuestras propias comunidades para dejar de enterrar el conocimiento, el cual, no se está compartiendo de manera considerable y se está enterrando junto a los docentes que se lo llevan con ellos. El único conocimiento que se gestiona es el impuesto por la autoridad o por los intelectuales hacedores de material bibliográfico respaldados con la publicación de sus nombres en algún libro o programa. Es necesario poseer un investigador, por lo menos, en cada escuela, porque hay miles de preguntas que se deben plantear y tratar de responder, porque México no va a ser potencia educativa mientras se deje de lado la investigación educativa y se pregunten las cosas que se deben preguntar.


Referencias bibliográficas:

Grupo didáctica y nuevas tecnologías. (2013). Etienne Wenger. Introducción a las comunidades de práctica: teoría y aplicaciones (En español). Rescatado de: https://www.youtube.com/watch?v=e2mt4ClU1Zw


Imagen tomadas de:
http://sanosenlafe.blogspot.com/2016/07/tesoro-enterrado-tesoro-escondido.html
Comentarios desactivados en Lo que mi profe me encarga. 2018-10-03 23:02:00

Pragmatismo comunitario


Me ha despertado un sentimiento de nostalgia y cariño este tema, sobre todo cada que escucho la palabra "comunidad" siento un calorcito en mi corazón que me transporta a muchos recuerdos de experiencias que no terminaría de relatar, y es así como las CoP´s (comunidades de práctica) me hacen sentir en familia, como en casa, en ese calor de la convivencia y del compartir.
La teoría y los autores hablan de la CoP en términos que de pronto me parecen fríos y calculados, no es que así sean, solo que definitivamente es en la práctica donde este tema toma reelevancia. 
Morfín, en uno de sus blogs nos dice que "a lo largo de la participación en comunidades de práctica, los miembros aprenden y a medida en que se es más competente, uno se involucra más en la Comunidad de práctica; de esta manera, lo principiantes en la Comunidad de práctica pasan de una “participación periférica legítima” a una participación total"
Me gusta cómo Wenger explica que en la teoría que él y Lave crearon es primordial  ayudar al individuo a "involucrarse en una experiencia de conocimiento" para poder entonces hablar de un aprendizaje significativo; me ilustra el que a través de escucharlo explicar su teoría también comprendí la importancia de la identidad dentro de una comunidad de aprendizaje, el reconocimiento que debe existir entre los miembros de ellos mismos como parte de ese sistema social que se ha conformado y como alguien confiable dentro de, sin esta validación de la comunidad, no puede existir la comunidad, simplemente sería un grupo sin relevancia, sin pertinencia, sin valor para sus propios miembros. La disciplina social de aprendizaje, frente a la disciplina cognitiva de aprendizaje me representa un verdadero reto, sobre todo al concebirme en este momento como parte de una comunidad de aprendizaje en gestación a través de una asignatura que curso y que se llama Gestión del Conocimiento.

No fue difícil encontrar en mi entorno un grupo al cual pertenezco, tengo identidad, soy reocnocida como parte de y donde comparto pasiones y objetivos comunes: mi familia. Aquí ha sido mi primera escuela y ha prevalecido a través del tiempo, he aprendido a ser y a dejar de ser, he aprendido de manera implícita, explícita y en algunos campos, de manera dogmática pero lo más importante, es que he aprendido en compañía de otros, y es en esta interacción de donde emana el conocimiento al cual accedemos. Los saberes empaquetados fueron llegando a mi vida a través de la educación académica formal y de mi afiliación a distintos grupos de interés, clases de deportes, de música, talleres para "tejer bejuco, mimbre y hacer tru-tru"... es decir, mi aprendizaje ha sucedido en comunidad. Puedo aprender en soledad pero no puede construirse conocimiento sin la sociedad.

Recientemente, por un proyecto familiar para reintegrar a tres generaciones y divertirnos un rato, conocí a un artista de las percusiones, alguien que de manera empírica, tácita, descubrió esta pasión que ha convertido en su forma de vida, en su sustento y su realización; él me contó que cierto día conoció un libro donde una europea había viajado a un país africano con uno de los maestros más reconocidos en el tema de las percusiones, relata que la europea, embelesada por el conocimiento de este maestro se da a la tarea de explicitar esos saberes a través de la creación de un código escrito, muy creativo al que titula "carta de navegación". Con este modelo compilador de ritmos, ella escribe un libro. Hoy, ese método ha sido adoptado a través del mundo para seguir capturando saberes que puedan compartirse con otros, incluso algunos se han basado en este modelo para hacer nuevas propuestas que faciliten más la comprensión y aprensión de de estos saberes pero lo más rico es que ya se trata de un método adoptado por muchos practicantes de las percusiones que son reconocidos y tienen autoridad en el tema, motivo por el cual hoy forman parte ya de una comunidad social de aprendizaje de colaboradores confiables que siguen creando y compartiendo sus conocimientos de manera explícita.



Comentarios desactivados en Pragmatismo comunitario

Practicando la danza del cambio

Después de haber revisado la información de esta semana, me quedo con la frase de “aprender a producir resultados extraordinarios”. Esta idea me parece fundamental en todo aspecto de nuestras vidas, es apuntar al éxito en todo lo que hagamos. Es en definitiva una forma de vida, un proceso continuo, de prueba y error, con objetivos muy claros.

En la propuesta de Peter Senge, se plasma la idea de las organizaciones inteligentes, aquellas que deben de ser progresivas, dinámicas, productivas y proactivas. Esta es una apuesta fuerte que requiere de un gran compromiso de cada integrante de la organización, y más aún, de los directivos.

Si pienso en los elementos propuestos en la Quinta Disciplina y mi organización, encuentro grandes áreas de oportunidad, así como prácticas que hoy en día, se alinean de alguna manera a esta propuesta.  Definitivamente creo en que es necesario generar un proceso de cambio enfocadas en atacar primordialmente dos cosas:  dejar de resolver problemas generando un sistema de prevención de los mismos, y fomentar un rol de profesores mas proactivo, donde logren estar mas identificados con la visión y misión de la institución y trabajen para un fin común. Por otra parte, considero que hoy en día si existe una buena plataforma en donde se motiva a la innovación en metodologías de enseñanza, pero deben de generarse mejores maneras en donde se puedan compartir y perfeccionar.

Todo ello recae en el contexto bajo el que se desarrolla la actividad en nuestra área de trabajo, de la filosofía que emana desde la dirección, de la visión que se tiene de tratar a la institución como un sistema. Si se logra entender y predicar esto con el ejemplo, se puede lograr un efecto dominó que llevará a crear organizaciones mas sanas y productivas.

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados en Practicando la danza del cambio

La alquimia de lo explícito a lo tácito.


Una vez alguien me explicó que la alquimia era el arte que buscaba sublimar todos los elementos de la tabla periódica para convertirlos en oro, pero lo que más me sorprendió fue la idea de poder purificar el elemento más pesado (Oganesón) hasta convertirlo en el más ligero (Hidrógeno). Esta tarea metafórica que tiene un alquimista me pareció ilustrativa en mi comprensión de lo que ahora estudio y que tiene que ver con la traducción de lo tácito a lo explícito, según algunos autores como Nonaka y Takeuchi.

Como administradora de empresas me resulta interesante visualizar el conocimiento como algo administrable, sobre todo cuando siempre he concebido al conocimiento como algo sumamente intangible y subjetivo; la idea de planearlo, organizarlo, dirigirlo y retroalimentarlo me parece hasta cierto punto simpática y divertida, pero cuando constato que el conocimiento efectivamente se puede gestionar, y específicamente respecto al tema que me ocupa en este blog, el hecho de comprender que es posible transformar lo tácito a explícito y que de otras maneras otros autores hablan de este proceso en prácticas culturales, aprendizajes situados, comunidades de práctica y más aún, la evolución de la construcción o creación de conocimiento como aprendizaje expansivo, conectivismo e incluso aprendizajes rizomáticos... me provoca una sensación de inseguridad y temor tanto en mi práctica como docente y como líder de algunos proyectos empresariales, sobre todo en mi intento por visualizar el futuro en este tema. Revisando un poco de información exquisitamente seleccionada y clasificada, no pude parar un cuestionamiento zumbante que me detenía constantemente para cumplir con su exigencia, me pedía preguntarme ¿la metáfora de este autor me sirve en este momento de mi vida y de mi práctica docente?,  descubro que a través de mi vida he aprendido muchas cosas de maneras diversas, muchos de estos aprendizajes me siguen nutriendo, otros me estorban, y otros simplemente pasaron a la posteridad; mi temor y sentimiento de inseguridad tiene que ver con el vertiginoso cambio que están provocando los artefactos a través de los cuales hoy socializamos, explicitamos y transferimos conocimientos... y como en estas nuevas tendencias me encuentro en escenarios desconocidos y algunos inalcanzables, desde el punto de vista de la "comprehensión", principalmente las tecnologías que desarrollan inteligencia artificial.



En un ejercicio de comprensión de este asomo a la teoría del conocimiento a través de mi práctica docente en la universidad y mis implicaciones con los procesos de emprendimiento, me doy cuenta que la mayoría de mis saberes provienen de mi propia experiencia como emprendedora, y que es a través de algunos autores que he tenido los referentes para poder explicar de manera explícita esos aprendizajes, acción que me ha posibilitado para poder compartirlos, es en el conocimiento empaquetado donde he encontrado la estructura que me permite poder construir en mi práctica y para los actores con los que entro en escena, colegas, alumnos, emprendedores, empresarios, funcionarios públicos, etc. En este ejercicio además descubro que en la mayoría de mis campos de acción existe una visión común, más común que personal, pero inevitablemente existe esa pequeña parte donde mi visión no es común ni compartida, y considero que no debe de serlo y el que exista me posibilita para aportar a través de cuestionamientos y nuevas propuestas, y hasta me atrevo a afirmar que lo mismo les sucede a los miembros de esta comunidad de aprendizaje. Compartimos la visión del perfil de emprendedor itesianos que buscamos formar, compartimos la prospectiva de desarrollo en código de competencias, que intensionamos con nuestras actuaciones particulares y compartidas que éstas se acrescenten en cada emprendedor al ritmo y profundidad que sean capaces, pero la reflexión me ha hecho caer en cuenta de que hay mucho que puedo dar aún si me propongo a encontrar la manera de explicitarlo  para entonces poder compartirlo, pero el trabajo debe ser primero personal, y una vez llevado a la mesa, construir y reconstruir en conectividad con los otros..

Me sucedió algo simpático la semana pasada, tuvo lugar la feria del emprendimiento en la universidad y por primera vez me quedé estupefacta, de una manera ingrata. Me pareció un evento pobre y débil, de bajo impacto pero con muy buena voluntad por parte de todos los organizadores... me detuve a mi misma de seguir emitiendo juicios críticos sin antes reconocer que no me involucré, no era mi responsabilidad, pero de alguna manera reconocí que sí tengo responsabilidad, y que un esfuerzo de esa magnitud podía intensificarse si se creaba una estructura "rizomática" mayor. Entré al evento porque llevé a mis alumnos. Opté por tomar un momento de mi siguiente clase con mi grupo para preguntarle al "cliente" de dicho evento qué opinaba del producto que se le había ofrecido, fue interesante escuchar todas sus apreciaciones, mientras hablaban yo intenté conceptualizar en el pizarrón lo que iban compartiendo, terminó creándose una lluvia de ideas de lo que "podría" ser este evento y que les permitiría más explorarse en sus posibilidades como emprendedores, comenzaron a engancharse en el proceso y comenzaron a mostrarme posibilidades de por dónde guiarlos, el desenlace de esta intervención en la clase fueron dos propuestas de todo el grupo para la organización de la siguiente feria, la llamaron EmprendeFest. Llevar a cabo estas propuestas, o construir a partir de ellas implica, de manera estricta, el involucramiento de alumnos y todas, "TODAS" las áreas de la Universidad en ésto, tarea que parece improcedente por imposible, pero que el visualizarlo definitivamente permite una construcción de nuevos mecanismos, procesos, conexiones que en este momento no existen pero que podrían llegar a existir y a ser pertinentes para la tarea que se pretende.
Comentarios desactivados en La alquimia de lo explícito a lo tácito.

Apostar por el cambio…

Los contenidos facilitados durante esta sesión son fascinantes desde cualquier punto de vista, dado que abordan innumerables argumentos en torno a un mismo tema, es decir, el del cambio en una organización. La palabra cambio evoca inmediatamente la palabra proceso, por lo que no es posible hablar del primero sin adentrarse en lo segundo y esto por una sencilla razón: el mundo del aprendizaje al interno de una organización, siempre será una constante invitación al cambio.

Son muchas ciertamente las herramientas con que se cuenta para alcanzar un óptimo crecimiento, un adecuado aprendizaje, pero estas no funcionan automáticamente, sino que exigen una estructura o visión que las encause, que las organice, que les permita en otras palabras dar lo mejor de cada una.

La propuesta de Peter Senge es a todas luces una plataforma en la cual y desde la cual lo dicho podría cumplirse, dado que a través de las 5 disciplinas de las que él habla, una organización tendería notablemente al crecimiento, es decir, a reconocer toda la riqueza que posee en términos de conocimiento y a encausarlo para seguir aprendiendo a nivel organizacional. Interesante como la propuesta de Senge es en sí misma procesual y ascendente, como si se tratara de un bebé que día a día va creciendo y adquiriendo nuevas destrezas; todo inicia con el dominio personal y culmina en un pensamiento de tipo sistémico, dinámica que denota un crecimiento paulatino y no exento de dificultades y necesidad de adaptaciones.

El que sea procesual es ya garantía de aprendizaje en un cierto sentido, pero no significa que de hecho se logre el objetivo deseado al utilizar esta dinámica de las 5 disciplinas, por lo que una revisión constante de cada momento dentro del proceso será fundamental para que la organización alcance un aprendizaje significativo, y pase de ser una del montón –como se dice- a una realmente inteligente, a una que aprende. Ciertamente el cambio al que se apunta con la dinámica de Senge exige romper con paradigmas con los que no es sencillo romper, sobre todo porque las personas –protagonistas del cambio- no se dan a la tarea de romper con su status quo, lo que expresa ya una primera resistencia no imposible de superar, pero sí, una bastante compleja.

A nivel de contexto personal de trabajo creo que la barrera antes mencionada impide ver con claridad las dinámicas planteadas por Senge y me atrevería a decir que sólo de manera tímida se pueden identificar algunos elementos propios de la misma, pero reitero, muy tímidamente. Considero –luego de disfrutar de los contenidos facilitados- que la conveniencia de utilizar la dinámica de las 5 disciplinas sería de gran ayuda, en cuanto nos permitiría superar ciertas estructuras que simple y sencillamente se defienden y rechazan el cambio a toda costa y por lo que a nivel de organización no se logra un aprendizaje verdaderamente significativo.

Concluyo diciendo que será siempre una exigencia del aprendizaje mismo el que se desee cambiar, en cuanto el aprendizaje necesita de estructuras en donde pueda gestarse, valorarse de la mejor forma y producir el cambio, y a esto apunta la propuesta de Peter Senge.

 

 

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados en Apostar por el cambio…

Comunidades de Práctica

Después de haber aprendido esta semana más sobre las comunidades de práctica, no pude evitar recordar estas palabras de Hadot que leí: “nunca hay ni filosofía ni filósofos fuera de un grupo, de una comunidad, en una palabra, de una “escuela” filosófica y, precisamente, esta última corresponde entonces ante todo a la elección de una cierta manera de vivir, a cierta elección de vida, a cierta opción existencial.” Si bien no estamos hablando de filosofía, sí estamos ahondando en un aprendizaje que sucede y se promueve de manera colectiva. Filosofamos, aprendemos, creamos y compartimos en grupo, porque es de esta manera, sin duda, cuando mas productivo se torna.

Pertenecer, formar o participar en comunidades de práctica es una opción personal, un genuino entendimiento de los beneficios que conlleva generar desde esta forma de vida. Creo que los ambientes colaborativos no son para toda persona, son para aquellos que pueden funcionar dentro de un grupo de personas que tienen en común la pasión por algo y que buscan ir mas allá.

Mi contexto laboral ha propiciado, y me atrevo a decir que “sin querer queriendo”, la creación de una comunidad de práctica dentro del programa de enseñanza de lectura y escritura en inglés. Desde hace dos años, el Instituto dejó la enseñanza “tradicional” del idioma, que utilizaba un programa establecido bastante lineal, para incorporar un programa personalizado y dinámico, que incentiva el trabajo colaborativo para encontrar nuevas y mejores formas de llevar a cabo el programa. Considero que al haber cambiado el programa a otro mucho mas complejo y alejado de lo que se venía haciendo por años, propició que en el afán de poder comprenderlo y utilizarlo mejor, se formara un ambiente colaborativo totalmente productivo.

En este sentido, veo que el impacto de esta unión entre maestros y líderes de grado que llevan este programa, ha sentado un precedente en mostrar una manera distinta de hacer las cosas, de generar propuestas y soluciones, que lentamente empieza a ser utilizado como modelo para otras materias.

Nuestro Instituto busca formar líderes proactivos, preocupados por ser agentes activos en su entorno, por lo que fomentar programas internos que como comunidad busquen crear impacto social será fundamental para estar verdaderamente alineados con nuestra misión y visión.

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados en Comunidades de Práctica

A favor de las Comunidades de Práctica…

“Hermosura tan antigua y tan nueva” dice San Agustín en el libro de las confesiones en referencia a Dios, pero yo quisiera aplicarlo al tema que abordamos en esta sesión, referido a las Comunidades de Práctica. Para mí son sin lugar a dudas una de las experiencias más antiguas del ser humano, y esto porque históricamente hemos aprendido desde la interacción, el compartir, la disputa, la socialización, pero al mismo tiempo es una experiencia que no se agota ni se agotará por una sencilla razón: el carácter hermenéutico del aprendizaje.

Cuando hago mención al carácter hermenéutico del aprendizaje me refiero a una dinámica propia del mismo, es decir, la posibilidad de re-significarlo según nuestras experiencias y contenidos. Pensar de otra manera sería -a mi modo de ver- ir en contra de lo que es natural en el mundo del aprendizaje, que siempre se presenta novedoso y diverso si queremos verlo de esa manera, colorido y dinámico si así queremos contemplarlo. Lo dicho es posible sustentarlo a través de la evidencia más cierta que se encuentra a nuestro alcance: la realidad, que es novedosa, diversa, colorida y dinámica, siempre a la espera de alguien o de algunos que sean capaces de descubrir y desentrañar lo más profundo de la misma.

Es precisamente donde entran en acción las Comunidades de Práctica, en cuanto escenarios que posibilitan un aprendizaje común basado en la práctica. Tan simple y sencillo como es reunirse y compartir una misma pasión, un mismo deseo, en base ciertamente al dominio de contenidos que hacen parte de un derrotero u horizonte común, porque la clave está en la posesión de contenidos explícitos en un área del saber o del conocimiento, de tal forma que no se inicia desde cero, sino desde una sólida base epistemológica y de contenidos. Desde este punto de partida se inicia entonces la construcción del conocimiento en torno la práctica, es decir, desde el ejercicio estructurado y creativo con el que es posible abordar distintos problemas planteados, buscando en los aportes del otro un enriquecimiento y un aprendizaje que pueda hacer crecer no sólo a quien lo recibe, sino también a quien lo transmite. Es a mi parecer la cuota original de la experiencia vivida en y desde las comunidades de práctica.

Como consideración final considero que en mi contexto de trabajo podría facilitarse el crear una comunidad de práctica en torno a la filosofía, tema que me apasiona y en el que poseo algunas competencias epistemológicas y de contenido, aunque también podría crearse igualmente una en relación al tema ecológico, ya que mi universidad está rodeada de mucho verde, tema de interés para muchos colegas. Reitero entonces que la idea de las Comunidades de Práctica son espacios antiguos en cuanto el hombre siempre ha aprendido en comunidades, pero al mismo tiempo nuevos en cuanto permiten la re-significación del aprendizaje.

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados en A favor de las Comunidades de Práctica…

Lo que mi profe me encarga. 2018-09-20 23:18:00

Las escuelas son un almacén de conocimiento tácito y generan toneladas de explícito, los cuáles deben ser socializados. Todos los docentes experimentamos y aprendemos logrando un cúmulo de experiencias que nos dan una mayor lucidez en nuestro trabajo. Es necesario crear redes que permitan la socialización en mayor medida.

En la actualidad, con lo medios de comunicación y tecnológicos, se podría lograr un mayor impacto y difusión del conocimiento tácito, no dejando de lado el explícito. En los procesos de evaluación, es muy común ver a maestros dando pláticas en videos o consultas por medios electrónicos. Cuando yo me evalué, sentí una diferencia enorme cuando veía un simple papel a cuando observaba a un compañero. Asistir de manera presencial es más relevante que de otras formas. Para poder tener un proceso educativo más relevante y pertinente, creo necesario gestionar documentalmente, para posteriormente, lograr analizar esa información e internalizarla y generar conocimiento.

No es nada sencillo gestionar el conocimiento pero es muy necesario.  Los niños no son los mismos ni tienen los mismos estímulos, pero, la educación no ha cambiado mucho. Veo que en los consejos técnicos se da énfasis en el conocimiento explícito y se deja de lado el tácito. Lo cual es un error muy grave porque si se lograra exteriorizar lo tácito se podría gestionar conocimiento.

Las maestros debemos ser gestores de conocimiento. El sistema educativo debería contemplar un espacio para la creatividad y generación de estrategias, actividades, planeaciones, socialización del conocimiento tácito, innovación, entre otras muchas bondades. Google ha obtenido la gran parte de sus éxitos mediante la apertura de espacios creativos.

La educación es una carrera que no alcanzamos y que si dejamos de avanzar se verán afectadas las futuras generaciones. La mejor defensa de la escuela pública es aprender a crear redes de conocimiento y gestionarlo.
Comentarios desactivados en Lo que mi profe me encarga. 2018-09-20 23:18:00

Lo que mi profe me encarga. 2018-09-20 22:57:00




 Eppur si muove
(Y sin embargo, se mueve)
¿Qué harías si tuvieras una idea que tuviera el poder de hacerte millonario?
La sociedad actual nos enseña que todo cambia de un momento a otro y que cada vez es más difícil seguir el ritmo. En la revolución ocasionada por el descubrimiento del fuego, de las herramientas, la industrial, la tecnológica, etc. Cada vez existe menos espacio entre estas. Desde el “Ipod” hasta el celular “touch” con cámara, hemos visto cómo nuestras vidas se afectan y con cada novedad, los artefactos van quedando obsoletos.

El secreto para ser millonario está encerrado en el cofre del conocimiento. Nonaka y Takeuchi nos dieron la clave para encontrar esa idea que hace falta y que nos hará muy ricos o podrá aportar conocimiento a la sociedad. La idea de querer ser rico está muy trillada por los que motivan pero que no manejan la gestión del conocimiento. Aquí no encontrarás charlatanería, sino, conocimiento basado en investigaciones serias.

En la educación existen muchos conocimientos: "tácitos e implícitos". De los cuales se desprenden las ideas, y por ende, las creaciones. Me gustó revisar a estos autores porque imaginan una estructura conceptual donde tienen cabida los procesos por los cuales generan nuevas ideas las empresas líderes en el mundo y logran sacarnos eso que llamamos: "wow". ¿Ya vez que esto es serio?

Entremos en materia porque el dinero no puede esperar. El conocimiento tácito es la experiencia que se tiene, el conocimiento que está dentro de la persona, los secretos aprendidos durante años. El conocimiento explícito es la información que puede ser representada mediante signos y símbolos. Entre esto se dan cuatro fenómenos interesantes.

El primero es la socialización. Tácito a tácito.
Cuando una persona tiene conocimiento tácito y lo va a comunicar a otra, es necesario que exista el diálogo. Con la nuevas tecnologías se pueden acortar las distancias y pueden contribuir a esto, como lo hace mi profe Paco, el cual es el causante de que yo escriba esto.    

 La exteriorización. Tácito a explícito.
Es cuando se crea el conocimiento pero no refleja la totalidad del conocimiento tácito del creador. Resulta ser de mucha utilidad alguien que rescate los datos importantes del asunto.

Combinación. Explícito a explícito.
Se da cuando alguien busca sintetizar, analizar datos, reunir información, hacer algún reporte.

Internalización. Explícito a tácito. Es cuando se aprende, cuando se integran datos y se hacen parte de la persona y pasan a hacerse más.

En resumidas cuentas.
Necesitas tener conocimiento tácito, incorpóralo mediante la experiencia o aprendiendo (internalización), con la sapiencia de que la socialización ayuda. Combina el conocimiento explícito para que tengas una idea clara de la situación, internaliza todo lo recabado y que será conocimiento adquirido, para después convertir lo tácito en explícito, la idea en materia mediante la exteriorización, la que ayudará haciendo acopio del esfuerzo rindiendo frutos en forma de generación de conocimiento.

Te parece muy difícil, rebuscado, tal vez, pero el trabajo y el esfuerzo estarán de tu parte. 


Comentarios desactivados en Lo que mi profe me encarga. 2018-09-20 22:57:00